mapabuho2006
Lugar: Centro Cultural Búho Rojo

Jr. Callao 181 – Pueblo Libre
(Alt. cruce de Av. Sucre
con Av. La Mar)



El Proyecto de Práctica Filosófica y el Centro Cultural Buho Rojo surgen en 1998 a partir del esfuerzo grupal y consciente de los participantes de crear y trabajar en un espacio independiente para el quehacer de la filosofía.

Iniciamos el trabajo investigando en el campo de la Práctica Filosófica, en especial con Consejería Filosófica e iniciamos la organización de los Cafés Filosóficos, que desde entonces vienen llevándose a cabo en Lima todos los sábados en la noche y que son de acceso abierto al público en general y totalmente gratuitos.

También hemos venido organizando una serie de videoforos filosóficos y talleres filosóficos ensayando y desarrollando nuevas formas de prácticas filosóficas que puedan profundizar la reflexión filosófica o que puedan facilitar el acceso a las grandes mayorías a la filosofía.

Junto con las actividades filosóficas, en el Buho Rojo se llevan a cabo también una serie de actividades culturales.

PROGRAMA DE CAFÉS FILOSÓFICOS CLÁSICOS y
CAFÉS FILOSÓFICO-HISTÓRICOS 2022 - 2025

Los cafés filosófico-históricos se desarrollarán de manera intercalada con los Cafés Filosóficos clásicos.
Se llevarán a cabo de manera intercalada en varias tandas de 4 Cafés de Filosofía Antigua, 4 Cafés de Filosofía Medieval y Moderna y 4 Cafés de Filosofía del Siglo XIX al XXI

Sábado 10.09

Café Filosófico-Filosofía Medieval: Tomás Moro (1478–1535) Café 1035

En el marco de los Cafés Filosófico-históricos y como cierre de la etapa de Filosofía Medieval reflexionaremos sobre
THOMAS MORO y "LA UTOPÍA"
Thomás Moro vivió a fines de la Edad Media. Son tiempos muy convulsos:
Se inicia la exploración de las costas de Africa y en 1444 Portugal inicia la caza e importación de esclavos para la agricultura desde Cabo Verde, Sierra Leona, Ghana y Angola.
1452 el Papa Nicolás V otorgó a los reyes de España y Portugal el derecho "a reducir moros, paganos y otros infieles a esclavitud perpetua".
1479 Tratado de Alcaçovas mediante el cual España autoriza la venta de esclavos en España. El centro de la trata es Sevilla.
1492 Colón llega a América
1502 Se introducen los primeros esclavos en las islas del Caribe.
1513: Nicolás Maquiavelo escribe El Príncipe.
1514: Sublevación campesina al sur de Alemania.
1515: Las confederaciones suizas se declaran neutrales "a perpetuidad"
1516: Tomás Moro (1478-1535) publica “Utopía” en Lovaina con ayuda de Erasmo de Rotterdam (Elogio a la locura) sobre el que reflexionaremos en este Café Filosófico N° 1035

A continuación algunos extractos del texto "Utopía" (1516) sque se publicó con el título:

"Un pequeño libro verdaderamente de oro, y no menos saludable que entretenido, De la mejor constitución del Estado y de la nueva isla de Utopía") .

El marco de la historia es la estadía de Tomás Moro en Anveres (Bélgica), donde se encuentra con su estimado amigo Pedro Aegidio y con un extraño que se presenta como un portugués muy leído y viajero y supuesto compañero de viaje de Américo Vespucio. Moro recuerda su conversación y reproduce algunos relatos e informes del viajero del mundo, que afirma haber vivido durante un tiempo en una isla llamada Utopía con los utopistas de la misma. La sociedad descrita, con rasgos democráticos, se basa en decisiones racionales, principios de igualdad, laboriosidad y el esfuerzo por educarse. En esta república, toda la propiedad es comunal, no se conocen abogados y las guerras inevitables se libran preferentemente con mercenarios extranjeros.

En el libro I Tomás Moro critica las condiciones políticas y sociales de la Europa de entónces, especialmente de Inglaterra. Por ejemplo critica la pena de muerte.

LIBRO 1: (Sobre la pena de muerte por parte de Iglesia o Gobierno:)
"—Mírese por donde se mire, quitar la vida a un hombre, por haber este quitado dinero, es absolutamente injusto.  Pienso que todas las riquezas del mundo juntas no pueden ni compararse con una sola vida humana. Porque si se argumenta que con esa pena no se trata de reparar el robo del dinero sino la ofensa a la justicia y la violación de la ley, ¿no habría que calificar de suprema injusticia este supremo derecho?"(...) "Dios prohibió matar a nadie; y ¿vamos nosotros a matar así, a la ligera, a quien seapropia de unos dinerillos? Si ese mandato divino que prohibe matar lo entendemos como carente de validez siempre que una ley humana imponga la pena de muerte, ¿cómo impedir que los hombres resuelvan por ese mismo procedimiento la licitud de las violaciones sexuales, del adulterio o del perjurio? Si Dios ha quitado al hombre el derecho a disponer de la vida ajena, y también de la propia, ¿es que pueden acaso los hombres establecer por mutuo consenso las condiciones precisas para matarse unos a otros? (...) Por ese camino vendríamos a parar en que serían los hombres quienes determinasen, en cualquier circunstancia, hasta qué punto es conveniente, acatar los mandatos divinos."
 
LIBRO  2:
 
"Porque el Estado de Utopía se halla exento de tales calamidades. En la isla reina la paz, no hay abogados, todos reciben educación y alimento, no existe distinción en el vestir, todos los ciudadanos son iguales y felices, nadie anda sin trabajo; no circula el dinero, ya que los bienes son comunes y no existe la propiedad privada; las familias llevan vida estable y patriarcal; las autoridades se eligen democráticamente y velan por el bien común; en fin, los hombres de Utopía son tolerantes y piadosos."
 
"En cuanto al vestido, es evidente que tampoco precisan de mucha mano de obra. En primer lugar porque, cuando están de faena, se adosan una indumentaria sin pretensiones, de cuero o de piel, que bien puede durarles siete años; y para presentarse en público se echan encima una capa corta que cubre las ropas ordinarias. El color de esta prenda es el de su tono natural, y el mismo en toda la isla. De forma que la cantidad de paño de lana que consumen es menor que en otros sitios, resultando también mucho más económico. (…) Así, mientras en otros países un individuo no se siente satisfecho con tener cuatro o cinco trajes de lana de diversos colores, y otras tantas camisas de seda —y los más refinados ni siquiera con diez—, allí todos se contentan con un solo traje, que por lo general les dura un par de años. Y ¿por qué habrían de desear más?

(…) "En ocasiones envían a un elevado número de personal a reparar las veredas, si se hallan en malas condiciones; y muchas veces, cuando no se presenta ni siquiera esta clase de trabajo, se reducen oficialmente las horas laborables. Por su parte, las autoridades no fuerzan al ciudadano a dedicarse a faenas innecesarias. La única finalidad de las instituciones del Estado —en cuanto lo permiten las necesidades de la comunidad— es restar el mayor tiempo posible a los servicios de carácter físico, para que todo ciudadano lo consagre a la libertad y cultivo del espíritu. En esto, según ellos, consiste la dicha de vivir."


"El tiempo que media entre las horas de trabajo y el sueño o las comidas, cada uno puede emplearlos como le plazca; no para perderlo en vicios o gandulerías sino para gastar ese tiempo libre en alguna ocupación provechosa que estime conveniente. La mayoría consagra esos ratos de ocio a los estudios humanísticos; y es costumbre que se den a diario conferencias públicas a primera hora de la mañana, a las que solo están obligados a asistir los que han sido expresamente seleccionados para dedicarse a las letras. Así y todo, multitud de personas de toda clase, tanto hombres como mujeres, acuden a oír las conferencias (…) Pero si alguien prefiere emplear ese rato en tareas propias de su oficio —como ocurre a muchos que no sienten inclinación por los estudios teóricos—, nadie se lo impide. (…)

El tiempo de la cena se alarga, una vez concluida, con una hora de recreo: en verano, en los jardines; y en invierno, en las salas comunes que hacen de comedores. Allí practican la música o se entretienen conversando."

"Existe una ocupación común a hombres y mujeres, sin discriminación: la agricultura; y de ella nadie está excluido (...) El vestido es de tipo único, y toda su vida llevan el mismo".


"Hay allí variedad de religiones, no solo por toda la isla sino también en cada una de las ciudades. Unos adoran al sol, otros a la luna, y otros a alguno de los planetas. Hay también quienes consideran, no como un dios más, sino como dios supremo, a algún hombre que brilló en el pasado por su virtud o por su gloria.

Sin embargo, la gran mayoría —que es con mucho la más sensata— no venera a ninguno de esos, cree más bien en la existencia de una única divinidad: incognoscible, eterna, inmensa e incomprensible (pues se halla por encima de las posibilidades de aprehensión del humano entendimiento) (…)

Quienes no aprueban la religión cristiana no intentan disuadir a nadie por intimidación, ni atacan a quien esté doctrinalmente persuadido a su favor. No obstante, encontrándome yo allí, a uno de nuestra comunidad se le impuso un correctivo. Se trataba de un individuo recién bautizado, que comenzó a discutir públicamente sobre el culto a Cristo, en contra de nuestro parecer y con mayor vehemencia que discreción, enardeciéndose hasta el punto de anteponer nuestros sagrados misterios a todos los demás y, asimismo, de condenar terminantemente todas las otras ceremonias como profanas, proclamando a voz en grito que sus seguidores eran impíos y sacrilegos, y destinados al fuego eterno. Tras haber pregonado durante algún tiempo tales cosas, lo atraparon y fue acusado, no de ultraje a la religión, sino de haber provocado alboroto público. Se le procesó y fue condenado al exilio"

 "No existen allá ni pobres ni mendigos: aun no poseyendo nada, todos son ricos. Porque ¿qué mayor riqueza que vivir totalmente libre de preocupaciones, contento y sereno el ánimo?; sin sobresalto por lo que hay que comer, sin sentirse hostigado por los quejumbrosos reproches de la esposa, sin temor a dejar a los hijos en la pobreza, sin angustias por la dote de las hijas, sino seguro del mantenimiento y felicidad de todos los suyos: mujer, hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y demás larga progenie de que se jactan los hidalgos."

"Aparte de que las atenciones con que se rodea a los que trabajaron antaño, y hoy día se hallan incapacitados, no son menores que si actualmente trabajasen. Ya quisiera yo ver quién se atreve a comparar con esas equitativas y previsoras medidas la justicia existente en otras naciones; ¡qué me aspen si hay en ellas el menor rastro de justicia o equidad!"

"¿Qué clase de justicia es esa que a un noble cualquiera, a un orfebre, a un prestamista, o, en fin, a uno de esos individuos que no hacen nada —o si lo hacen de nada sirve al Estado— les permite llevar una vida de derroche y esplendidez a base de ocio y ocupaciones inútiles? En cambio, el jornalero, el carretero, el artesano y el labrador, que realizan trabajos tan duros y continuos que ni las bestias de carga los soportarían, y trabajos tan indispensables que sin ellos no duraría un solo año el Estado, estos perciben un mezquino sustento y llevan una vida miserable. De tal forma viven, que la condición de las bestias de carga podría hasta parecer preferible a la suya. En efecto, el trabajo de aquellas no es tan continuo, ni mucho peor el alimento (para ellas incluso es sabroso), ni tienen que estar pendientes del futuro. Estos trabajadores, por el contrario, sienten el aguijón de las fatigas presentes, sin fruto ni provecho, y les va matando el presentimiento de una vejez indigente. Lo cierto es que reciben unos jornales que no bastan para atender con holgura sus necesidades cotidianas, y distan mucho de permitirles ahorrar día a día un remanente con el que cubrir las necesidades de la vejez."

"Sabiendo que se encontraba cansado de tanto hablar, (…) hice un elogio de las instituciones de esas gentes y de su relato. Cogiéndole de la mano lo llevé al comedor, no sin antes decirle que ya tendríamos ocasión de meditar más a fondo sobre esos temas y discutirlos con él más detenidamente. ¡Ojalá se presente algún día tal oportunidad! Mientras tanto, así como no puedo asentir a todo lo que dijo —aun procediendo  indisputablemente de persona muy erudita y al mismo tiempo con gran experiencia de asuntos humanos—, así también he de confesar de buen grado que en la República de los utopienses hay muchas cosas que desearía ver implantadas en nuestras ciudades, aunque, la verdad, no es de esperar que lo sean."

Temas para la reflexión:

Las propuestas de Moro en el contexto de su época. ¿Hasta qué punto las propuestas de Moro se enmarcan en su tiempo?

La relación paz social y propiedad privada ¿Es posible la paz social en una sociedad que se rige por la competencia económica (libre mercado)?

La relación economía de consumo – crisis energética actual ¿Es posible que la humanidad subsista manteniendo el nivel de consumo actual?

________________
LA ENTRADA ES LIBRE Y EL CAFE ES GRATIS.
Fecha: Sábado 10 de setiembre 2022
Hora: 19:30
Lugar: Centro Cultural Búho Rojo
Jr. Ugarteche 181 – Pueblo Libre, Lima 21
(Alt. Cruce de Av. Sucre con Av. La Mar, a 2 cuadras del Queirolo y 3 cdras. de la Municipalidad de Pueblo Libre)

 

Sábado 17.09

Café 1036Café Filosófico Clásico

La existencia de Dios para Kant,

a cargo de la Dra. Carmen Zavala.

No se puede demostrar la existencia de Dios con argumentos racionales. Pero, es un deber moral postular su existencia para sustentar la moral.

Las preguntas de fondo son: ¿Por qué deberíamos tratar a otros como quisiéramos que nos traten a nosotros?, ¿por qué no deberíamos hacer a otros lo que no queremos que nos hagan a nosotros?, y, ¿por qué deberíamos tratar a toda persona como un fin y no como un medio?

Son algunas de las preguntas que Kant trata de resolver.

LA ENTRADA ES LIBRE Y EL CAFE ES GRATIS.

Café Filosófico Clásico N° 1036

Fecha: sábado, 17 de setiembre, 2022

Hora: 19:30

Lugar: Centro Cultural Búho Rojo

Jr. Ugarteche 181 – Pueblo Libre, Lima 21

(Alt. Cruce de Av. Sucre con Av. La Mar, a 2 cuadras del Queirolo y 3 cdras. de la Municipalidad de Pueblo Libre)

Más información en: https://buhorojo.de/ y https://www.buhorojo.de/cafes-filosoficos

https://www.instagram.com/practicafilosofica/

#prácticafilosófica #caféfilosófico

Sábado 24.09

 Café_1037.pngCafé Filosófico-Filosofía Moderna, esta vez, entrando a la Edad Moderna, con Francis Bacon(1561–1626), de su "Novum Organon" reflexionaremos sobre el tema de los prejuicios que no nos permiten pensar correctamente: Los "cuatro ídolos"

LA ENTRADA ES LIBRE Y EL CAFE ES GRATIS.

Fecha: Sábado 24 de setiembre 2022

Hora: 19:30

Lugar: Centro Cultural Búho Rojo

Jr. Ugarteche 181 – Pueblo Libre, Lima 21

(Alt. Cruce de Av. Sucre con Av. La Mar, a 2 cuadras del Queirolo y 3 cdras. de la Municipalidad de Pueblo Libre)

Más información en: https://buhorojo.de/ y https://www.buhorojo.de/cafes-filosoficos

https://www.instagram.com/practicafilosofica/

  SUSPENDIDO POR ELECCIONES MUNICIPALES
Sábado 08.10  Café Filosófico Clásico
Sábado 15.10 Café Filosófico-Filosofía Moderna: René Descartes (1596–1650)
Sábado 22.10 Café Filosófico Clásico
Sábado 29.10 Café Filosófico Clásico
Sábado 05.11 Café Filosófico Clásico
Sábado 12.11  Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Ludwig Feuerbach (1804–1872)
 Sábado 19.11  Café Filosófico Clásico
Sábado 26.11  Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: John Stuart Mill (1806–1873)
Sábado 03.12 Café Filosófico Clásico
Sábado 10.12
Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Flora Tristan (1803 – 1844) La union obrera)
Sábado 17.12 CHOCOLATADA FILOSÓFICA 2022
Sábado   07.01.2023 Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Søren Kierkegaard (1813–1855)
Sábado 14.01.2023 Café Filosófico Clásico
  CONTINUARÁ.....

 

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón Cratilo   El lenguaje y la herencia cultural

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón Eutifrón La fé religiosa

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón Menéxenos Aspasia

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón Fedro   El amor de pareja 

 

CONTINUARÁ.....

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Thomas Hobbes (1588–1679)

 

 Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Baruch Spinoza (1632–1677)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Gottfried Leibniz (1646–1716)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: David Hume (1711–1776)

 

Café Filosófico Clásico

   
 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Karl Marx (1818–1883) Epicuro-Demócrito

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Karl Marx Crítica a la filosofía del derecho de Hegel

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Karl Marx Manuscritos económico-filosóficos

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón El Eutidemo La discusión lógica y las falacias

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón Fedón La esclavitud

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón El Teeteto El conocimiento

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua:  Platón El Banquete Política y pasión

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Jean–Jacques Rousseau (1712–1778)

 

 Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Immanuel Kant (1724–1804) Qué es la Ilustración

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Immanuel Kant (1724–1804) La Paz Perpetua

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Moderna: Jeremy Bentham (1748–1832)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XIX: Karl Marx 11 Tesis sobre Feuerbach

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Karl Marx El Capital

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Friedrich Engels (1820–1895) El Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XVIII-XIX: Friedrich Nietzsche (1844–1900) I

 

 

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón El Menón La Ética

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón La Republica

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Platón El Político

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua:  Aristóteles  Metafísica

 

Café Filosófico-Filosofía S. XIX: Friedrich Nietzsche (1844–1900) Zarathustra

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XIX: Edmund Husserl (1859–1938)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XIX: Rosa Luxemburg (1870–1919) ¿Qué es la economía política?

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XIX: Max Weber (1864–1920)

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Aristóteles  Política

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Mozi  (470 – 391 a. C)

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua: Epicuro (341 – 270 a.C)

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía Antigua:  Marcus Aurelius (121–180)

     
 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Bertrand Russell (1872–1970)

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Ernst Cassirer (1874–1945)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Martin Buber (1878–1965)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Hans Kelsen (1881–1973)

 

Café Filosófico Clásico  

     
 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: El Círculo de Viena

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Ludwig Wittgenstein (1889–1951)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Nicolai Hartmann (1882–1950)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Martin Heidegger (1889–1976)

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Escuela de Frankfurt

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Karl Popper (1902–1994) El mito del marco común

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Karl Popper La sociedad  abierta y sus enemigos

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Jean-Paul Sartre (1905–1980)

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Karl Jaspers (1883–1969)

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Emmanuel Levinas (1906–1995)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Hannah Arendt (1906–1975)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Simone de Beauvoir (1908–1986)

 

Café Filosófico Clásico  

     
 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Albert Camus (1913–1960)

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Thomas Kuhn (1922–1996)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Mario Bunge (1919–2020)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: John Rawls (1921–2002)

 

Café Filosófico Clásico  

     
 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Augusto Salazar Bondy Bartolomé o de la Dominación

 

Café Filosófico Clásico 

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Michel Foucault (1926–1984)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Hilary Putnam (1926–2016)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Jacques Derrida (1930–2004)

 

Café Filosófico Clásico  

     
 

Café Filosófico-Filosofía S. XX: Jürgen Habermas (1929-)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX-XXI: Slavoj Žižek (1949-)

 

Café Filosófico Clásico

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX-XXI: Judith Butler (1956-)

 

Café Filosófico Clásico  

 

Café Filosófico-Filosofía S. XX-XXI: El movimiento de práctica filosófica

     

EVENTOS ANTERIORES

Café Filosófico: Sartre

Café Filosófico: El Amor Platónico - 9 min