BUHO ROJO - ACTIVIDADES

.

28.01.2017 - LA AMISTAD - Café Filosófico N° 858

28.01.2017 - LA AMISTAD - Café Filosófico N° 858

Sábado 28.01.2017 Hora: 19.30 Café Filosófico No. 858

LA AMISTAD

Sobre los amigos. – Piensa por tu cuenta nomás, qué tan diferentes son las percepciones, qué tan diferentes las opiniones, incluso entro los conocidos más cercanos; incluso como las mismas opiniones ocupan en la cabeza de tus amigos un lugar y una fuerza muy distintos a los que tienen en la tuya; cómo cientos de veces surgen motivos para malentendidos y para huir enemistados el uno del otro.
Después de todo esto te dirás a ti mismo: ¡qué inestable es el suelo, sobre el que yacen todos nuestros pactos y amistades, qué cerca están los chaparrones de agua fría y el mal tiempo, qué solitario es cada ser humano!
Si alguien admite esto, y además, admite que todas las opiniones y la forma y la fuerza que toman en nuestro prójimo son tan importantes e irresponsables como sus acciones, si llega a ser capaz de ver esta necesidad interior de las opiniones, que es indesligable del tejido de carácter, ocupación, talento, medio ambiente – entonces tal vez se libere de la amargura de esta agudeza de la percepción con la que el sabio exclamaba: "Amigos, no hay amigos!".
Mas bien admitirá: sí, sí hay amigos, pero es el error, la percepción engañosa que tienen de ti, lo que los ha hecho llegar a ti; y tienen que haber aprendido a callar, para poder seguir amistados contigo; porque casi siempre estas relaciones humanas descansan sobre la base de que hay algunas cosas que nunca se dicen, sí, en que estas cosas nunca se toquen: si estas piedritas se echaran a rodar, la amistad les seguiría y se resquebrajaría.
¿Acaso hay seres humanos que no serían heridos de muerte, si se enterasen de lo que sus amigos más íntimos básicamente saben de ellos? En tanto nos reconozcamos a nosotros mismos y consideremos nuestra propia esencia como una esfera cambiante de opiniones y estados de ánimos, y aprendamos así a menosvalorarla un poco, nos volvemos a poner en equilibrio con los demás. Es cierto que tenemos buenas razones para menospreciar a cada uno de nuestros conocidos, así sean los más grandes; pero tenemos razones igualmente buenas para dirigir esas mismas sensaciones hacia nosotros mismos.

Nietzsche, Friedrich, Humano demasiado humano, Aforismo 376

El talento de la amistad — Entre los seres humanos, que tienen un especial talento para tener amigos, destacan dos tipos. El primero es uno que está en continuo asenso y encuentra para cada fase de su desarrollo un amigo que encaja exactamente para ella. Los amigos que va adquiriendo de esta manera a largo de su desarrollo raramente tienen relación entre ellos, y las pocas veces que lo hacen hay discordia y contradicciones: esto corresponde completamente al hecho de que las fases posteriores en su desarrollo superan y relegan a las fases anteriores. A una persona de este tipo se le llama de broma "una escalera".

El otro tipo es uno que ejerce un poder de atracción sobre diferentes tipos de caracteres y talentos, de modo que se gana todo un círculo de amigos; a través de esto éstos entran en contacto entre ellos en relaciones amistosas, a pesar de las diferencias. A una persona de este tipo se le llama "un círculo": pues en él debe estar preconcebido algo que hace que disposiciones y naturalezas tan diferentes sientan que forman parte de algo común.

A propósito, el don de tener buenos amigos está mucho más desarrollado en algunas personas, que el don der ser un buen amigo.

Nietzsche, Friedrich, Humano demasiado humano, Aforismo 368