Este Sábado 08/12 NO HABRÁ Café Filosófico por feriado y referendum del domingo.

Sábado 15/12  19:30

Chocolatada Filosófica (cierre de año)

Chocoltada2018¿Pensamos en proposiciones o en matrices?

 a cargo de la Dra. Carmen Zavala

Trataremos sobre los niveles prelingüísticos del pensar y como estos eventualmente se ordenan en matrices y sobre como en el lenguaje proposicional usamos la lógica de proposiciones de Aristóteles mientras que en el pensar cotidiano eventualmente usamos la lógica aplicada en el contexto de la contrastación de matrices.

Esto lleva a que lo que resulta verdadero o falso en el caso de la lógica lineal aplicada a los hechos de la realidad, no coincide con la experiencia sobre la realidad. Ante esta contradicción la gente suele optar por decir que sobre lo verdadero y lo falso todo es relativo

Analizaremos 3 casos de proposiciones y reflexionaremos sobre las matrices en las que se enmarcan.

1) "Topus uranus significa un "lugar más allá de los cielos" y Platón se refería con este término a un mundo de ideas perfectas del cual las cosas eran copias." (Diccionario)

2) "La idea de pensamiento profundo aparece solo cuando pensamos en el futuro como algo que está misteriosamente en armonía con el pasado más distante." (Gabriel Marcel)

3) "Las evidencias muestran que las mujeres acaban con la vida de sus hijos con más frecuencia que los hombres." (feministas "científicas")

y qué se puede decir sobre ellas en relación al pensamiento prelingüístico y al pensar en matrices.

Día: 15 de diciembre 2018
Hora: 19:30
Lugar: Jr. Ugarteche 181, Pueblo Libre

Entrada libre.


 

Sábado 01/12  19:30

Café Filosófico N° 941

La evolución y el creacionismo

Sábado 24/11  19:30

Café Filosófico N° 940

¿En qué consiste la lógica de la física cuántica?

 a cargo del biólogo (UNMSM) Luis Arbaiza

Sábado 17/11  19:30

Café Filosófico N° 939

El legado de Juan Velazco Alvarado

Sábado 10/11  19:30

Café Filosófico N° 938

¿Es lo mismo la Ética en el ámbito privado y en el ámbito público?

 a cargo del Mag. José Maúrtua

BUHO ROJO - ACTIVIDADES

.

01.04.2017 La Estructura de las Revoluciones Científicas

01.04.2017 La Estructura de las Revoluciones Científicas
Sábado 01.04.2017  
Hora: 19.30

Café Filosófico N° 866

La Estructura de las Revoluciones Científicas de Thomas Kuhn
Extracto del capítulo IX  de su libro

¿Qué son las revoluciones científicas y cuál es su función en el desarrollo científico? Las revoluciones científicas se consideran aquí como aquellos episodios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma es reemplazado, completamente o en parte, por otro nuevo e incompatible. (…)

¿Por qué debe llamarse revolución a un cambio de paradigma? Frente a las diferencias tan grandes y esenciales entre el desarrollo político y el científico, ¿qué paralelismo puede justificar la metáfora que encuentra revoluciones en ambos?

Uno de los aspectos del paralelismo debe ser ya evidente. Las revoluciones políticas se inician por medio de un sentimiento, cada vez mayor, restringido frecuentemente a una fracción de la comunidad política, de que las instituciones existentes han cesado de satisfacer adecuadamente los problemas planteados por el medio ambiente que han contribuido en parte a crear. De manera muy similar, las revoluciones científicas se inician con un sentimiento creciente, también a menudo restringido a una estrecha subdivisión de la comunidad científica, de que un paradigma existente ha dejado de funcionar adecuadamente en la exploración de un aspecto de la naturaleza, hacia el cual, el mismo paradigma había previa- mente mostrado el camino. Tanto en el desarrollo político como en el científico, el sentimiento de mal funcionamiento que puede conducir a la crisis es un requisito previo para la revolución. Además, aunque ello claramente fuerza la metáfora, este paralelismo es no sólo válido para los principales cambios de paradigmas, como los atribuibles a Copérnico o a Lavoisier, sino también para los mucho más pequeños, asociados a la asimilación de un tipo nuevo de fenómeno, como el oxígeno o los rayos X. Las revoluciones científicas, como hicimos notar al final de la Sección V, sólo necesitan parecerles revolucionarias a aquellos cuyos paradigmas sean afectados por ellas. Para los observadores exteriores pueden parecer, como las revoluciones balcánicas de comienzos del siglo xx, partes normales del proceso de desarrollo. Los astrónomos, por ejemplo, podían aceptar los rayos X como una adición simple al conocimiento, debido a que sus paradigmas no fueron afectados por la existencia de la nueva radiación. Pero, para hombres como Kelvin, Crookes y Roentgen, cuyas investigaciones trataban de la teoría de la radiación o de los tubos de rayos catódicos, la aparición de los rayos X violó, necesariamente, un paradigma, creando otro. Es por eso por lo que dichos rayos pudieren ser descubiertos sólo debido a que había algo que no iba bien en la investigación normal.

Este aspecto genético del paralelo entre el desarrollo político y el científico no debería ya dejar lugar a dudas. Sin embargo, dicho paralelo tiene un segundo aspecto, más profundo, del que depende la importancia del primero. Las revoluciones políticas tienden a cambiar las instituciones políticas en modos que esas mismas instituciones prohiben. Por consiguiente, su éxito exige el abandono parcial de un conjunto de instituciones en favor de otro y, mientras tanto, la sociedad no es gobernada completamente por ninguna institución. Inicialmente, es la crisis sola la que atenúa el papel de las instituciones políticas, del mismo modo, como hemos visto ya, que atenúa el papel desempeñado por los paradigmas. En números crecientes, los individuos se alejan cada vez más de la vida política y se comportan de manera cada vez más excéntrica en su interior. Luego, al hacerse más profunda la crisis, muchos de esos individuos se comprometen con alguna proposición concreta para la reconstrucción de la sociedad en una nueva estructura institucional. En este punto, la sociedad se divide en campos o partidos enfrentados, uno de los cuales trata de defender el cuadro de instituciones antiguas, mientras que los otros se esfuerzan en establecer otras nuevas. Y, una vez que ha tenido lugar esta polarización, el recurso político fracasa. Debido a que tienen diferencias con respecto a la matriz institucional dentro de la que debe tener lugar y evaluarse el cambio político, debido a que no reconocen ninguna estructura suprainstitucional para dirimir las diferencias revolucionarías, las partes de un conflicto revolucionario deben recurrir, finalmente, a las técnicas de persuasión de las masas, incluyendo frecuentemente el empleo de la fuerza. Aunque las revoluciones tienen una función vital en la evolución de las instituciones políticas, esa función depende de que sean sucesos parcialmente extrapolíticos o extrainstitucionales.

El resto de este ensayo está dedicado a demostrar que el estudio histórico del cambio de paradigma revela características muy similares en la evolución de las ciencias. Como la elección entre instituciones políticas que compiten entre sí, la elección entre paradigmas en competencia resulta una elección entre modos incompatibles de vida de la comunidad. Debido a que tiene ese carácter, la elección no está y no puede estar determinada sólo por los procedimientos de evaluación característicos de la ciencia normal, pues éstos dependen en parte de un paradigma particular, y dicho paradigma es discutido. Cuando los paradigmas entran, como deben, en un debate sobre la elección de un paradigma, su función es necesariamente circular. Para argüir en la defensa de ese paradigma cada grupo utiliza su propio paradigma.

Por supuesto, la circularidad resultante no hace que los argumentos sean erróneos, ni siquiera inefectivos. El hombre que establece como premisa un paradigma, mientras arguye en su defensa puede, no obstante, proporcionar una muestra clara de lo que será la práctica científica para quienes adopten la nueva visión de la naturaleza. Esa muestra puede ser inmensamente persuasiva y, con frecuencia, incluso apremiante. Sin embargo, sea cual fuere su fuerza, el status del argumento circular es sólo el de la persuasión. No puede hacerse apremiante, lógica ni probablemente, para quienes rehusan entrar en el círculo. Las premisas y valores compartidos por las dos partes de un debate sobre paradigmas no son suficientemente amplios para ello. Como en las revoluciones políticas sucede en la elección de un paradigma: no hay ninguna norma más elevada que la aceptación de la comunidad pertinente. Para descubrir cómo se llevan a cabo las revoluciones científicas, tendremos, por consiguiente, que examinar no sólo el efecto de la naturaleza y la lógica, sino también las técnicas de argumentación persuasiva, efectivas dentro de los grupos muy especiales que constituyen la comunidad de científicos.

Para descubrir por qué la cuestión de la elección de paradigma no puede resolverse nunca de manera inequívoca sólo mediante la lógica y la experimentación, debemos examinar brevemente la naturaleza de las diferencias que separan a los partidarios de un paradigma tradicional de sus sucesores revolucionarios. Este examen es el objeto principal de esta sección y de la siguiente. Sin embargo, hemos señalado ya numerosos ejemplos de tales diferencias, y nadie pondrá en duda que la historia puede proporcionar muchos otros. De lo que hay mayores probabilidades de poner en duda que de su existencia —y que, por consiguiente, deberá tomarse primeramente en consideración—, es de que tales ejemplos proporcionan información esencial sobre la naturaleza de la ciencia. Dando por sentado que el rechazo del paradigma ha sido un hecho histórico, ¿ilumina algo más que la credulidad y la confusión humanas? ¿Hay razones intrínsecas por las cuales la asimilación de un nuevo tipo de fenómeno o de una nueva teoría científica deba exigir el rechazo de un paradigma más antiguo?

Nótese, primeramente, que si existen esas razones, no se derivan de la estructura lógica del conocimiento científico. En principio, podría surgir un nuevo fenómeno sin reflejarse de manera destructiva sobre parte alguna de la práctica cien- tífica pasada. Aunque el descubrimiento de vida en la Luna destruiría paradigmas hoy existentes (que nos indican cosas sobre la Luna que parecen incompatibles con la existencia de vida en el satélite), el descubrimiento de vida en algún lugar menos conocido de la galaxia no lo haría. Por la misma razón, una teoría nueva no tiene por qué entrar en conflictos con cualquiera de sus predecesores. Puede tratar exclusivamente de fenómenos no conocidos previamente, como es el caso de la teoría cuántica que trata (de manera significativa, no exclusiva) de fenómenos subatómicos desconocidos antes del siglo xx. O también, la nueva teoría podría ser simplemente de un nivel más elevado que las conocidas hasta ahora, agrupando todo un grupo de teorías de nivel más bajo sin modificar sustancialmente a ninguna de ellas. Hoy en día, la teoría de la conservación de la energía proporciona exactamente ese enlace entre la dinámica, la química, la electricidad, la óptica, la teoría térmica, etc. Pueden concebirse todavía otras relaciones compatibles entre las teorías antiguas y las nuevas. T odas y cada una de ellas podrían ilustrarse por medio del proceso histórico a través del que se ha desarrollado la ciencia. Si lo fueran, el desarrollo científico sería genuinamente acumulativo. Los nuevos tipos de fenómenos mostrarían sólo el orden en un aspecto de la naturaleza en donde no se hubiera observado antes. En la evolución de la ciencia, los conocimientos nuevos reemplazarían a la ignorancia, en lugar de reemplazar a otros conocimientos de tipo distinto e incompatible.

Por supuesto, la ciencia (o alguna otra empresa, quizá menos efectiva) podría haberse desarrollado en esa forma totalmente acumulativa. Mucha gente ha creído que eso es lo que ha sucedido y muchos parecen suponer todavía que la acumulación es, al menos, el ideal que mostraría el desarrollo histórico si no hubiera sido distorsionado tan a menudo por la idiosincrasia humana. Hay razones importantes para esta creencia. En la Sección X descubriremos lo estrechamente que se confunde la visión de la ciencia como acumulación con una epistemología predominante que considera que el conocimiento es una construcción hecha por la mente directamente sobre datos sensoriales no elaborados. Y en la Sección XI examinaremos el fuerte apoyo proporcionado al mismo esquema historiográfico por las técnicas de pedagogía efectiva de la ciencia. Sin embargo, a pesar de la enorme plausibilidad de esta imagen ideal, hay cada vez más razones para preguntarse si es posible que sea una imagen de la ciencia. Después del período anterior al paradigma, la asimilación de todas las nuevas teorías y de casi todos los tipos nuevos de fenómenos ha exigido, en realidad, la destrucción de un paradigma anterior y un conflicto consiguiente entre escuelas competitivas de pensamiento científico. La adquisición acumulativa de novedades no pre- vistas resulta una excepción casi inexistente a la regla del desarrollo científico. El hombre que tome en serio los hechos históricos deberá sospechar que la ciencia no tiende al ideal que ha forjado nuestra imagen de su acumulación. Quizá sea otro tipo de empresa.

LO QUE YA PASÓ

Lo que ya pasó:
4/1998 - 2018

Leer mas...


CAFÉS FILOSÓFICOS

El Café Filosófico BUHO ROJO del Perú forma parte de un Movimiento de Cafés Filosóficos a nivel mundial, que tiene como objetivo principal poner la filosofía al alcance de todos

Leer más...

TALLERES FILOSÓFICOS

En los videoforos filosóficos de los viernes en la noche vemos videos sobre diversos temas sobre los que después reflexionamos y discutimos luego desde una perspectiva filosófica. Consulte la programación al respecto

Leer más...

PROYECTO DE PRÁCTICA FILOSÓFICA BUHO ROJO

El Proyecto de Práctica Filosófica y el Centro Cultural Buho Rojo surgen en 1998 a partir del esfuerzo grupal y consciente de los participantes de crear y trabajar en un espacio independiente para el quehacer de la filosofía.

Iniciamos el trabajo investigando en el campo de la Práctica Filosófica, en especial con Consejería Filosófica e iniciamos la organización de los Cafés Filosóficos, que desde entonces vienen llevándose a cabo en Lima todos los sábados en la noche y que son de acceso abierto al público en general y totalmente gratuitos.

También hemos venido organizando una serie de videoforos filosóficos y talleres filosóficos ensayando y desarrollando nuevas formas de prácticas filosóficas que puedan profundizar la reflexión filosófica o que puedan facilitar el acceso a las grandes mayorías a la filosofía.

Junto con las actividades filosóficas, en el Buho Rojo se llevan a cabo también una serie de actividades culturales en especial en los ámbitos de la música, el teatro y la discusión cinematográfica.

 


Café Filosófico No.119 del 21.10.2000 - Escenas filmadas en el 3er año de cafés filosóficos y digitalizadas años después. Tema: "Existe una Racionalidad Andina y una Racionalidad Criolla?"


Cafe Filosófico Nº 557: Sartre. En este video mostramos una nueva modalidad que hemos introducido al inicio de nuestros Cafes Filosoficos de tipo "concentrado". En ellos leemos las citas (en este caso citas de "El Existencialismo es un humanismo" de Sartre) a modo de "recital filosófico" - una idea propuesta por el filósofo Ran Lahav.


Pensando a través de múltiples voces de una manera diferente pluralista. Sesión a cargo del Dr. Ran Lahav. Lima, 30.01.2013 en el marco de la serie "Filosofía y Religión"


Presentación del libro "Crónicas de Agustín Agurto en San Tagastín" de José Maurtua  21.06.2013. Un terrible relato semi-autobiográfico sobre las vejaciones, maltratos físicos y psicológicos en los colegios religiosos de Lima


Dramatización de extractos del diálogo "Bartolomé o de la dominación" del filósofo peruano Augusto Salazar Bondy. Junio 2011

PerformanceRompiendoElSilencio
1ra Performance de 16 en base a la obra "Crónica de Agustín Agurto en San Tagastín"
Febrero 2014

Hay 103 invitados y ningún miembro en línea