CAFÉ FILOSÓFICO VIRTUAL N°5
SÁBADO 04 DE JULIO A LAS 20:00

¿POR QUÉ LA ÉTICA LIBERAL ES UTÓPICA?
A cargo del profesor Martín Odiaga


"En el folleto de divulgación para la clase obrera titulado, Del socialismo utópico al socialismo científico, F. Engels, realiza una distinción, ya célebre, entre el socialismo tal y como es diseñado y propuesto por autores como Saint Simon, Owen y Fourier y el que se dibuja en las obras marxistas. Llamó a las ideas de los primeros “socialismo utópico”, queriendo significar que era un socialismo idealista, reflejo de las opiniones personales de los autores, donde la sociedad debía adaptarse en función de estas opiniones; en cambio, el socialismo científico (el marxismo) se derivaba de la realidad.

A pesar de esto, se han desarrollado otras nociones algo más complejas del significado de esta palabra y la utopía ha sido incorporada como un elemento importante de nuestra forma de pensar. Por ejemplo, K. Mannheim, E. Bloch, H. Marcuse y otros, elaboran conceptos diferentes de utopía, todos los cuales tienen en común, la idea humana de proyectar una mejora de la sociedad en que vive y una promesa de futuro en que la humanidad alcance la plenitud.

CafeFiloVirtual5escenasEn la ponencia que presentaré, veremos como la tradición de pensamiento ético político llamada liberalismo, puede encajar de algún modo, que será objeto de nuestra explicación, en estos diferentes conceptos de utopía. Pues, en sus inicios, el pensamiento liberal se forjó como antítesis del despotismo autoritario de las monarquías absolutas y el antiguo régimen feudal y al ir contra estas instituciones, conocidas como el Antiguo Régimen, lo hacía, pensando en una mejora del mundo y de los seres humanos. Y se proponía, desde el nivel filosófico, más o menos como planes y modelos racionales de sociedad, que han sido revisados y continuados desde el siglo XVIII, (Smith, Locke, Hume, Rousseau) hasta la actualidad por pensadores como I. Berlín, R. Aron, J. Rawls y J. Habermas. De esta forma, podemos hablar de un liberalismo realmente existente y de una promesa liberal incumplida o imposible, una forma de utopía." 
Martín Odiaga