Sábado 17.08.2019  19:30

Café Filosófico N° 970

¿CÓMO SALVAR LA DEMOCRACIA?

a cargo de la Dra. Carmen Zavala

Si bien nunca existió una democracia total en algun territorio amplio por largo tiempo, ha sido siempre una aspiración de los seres humanos poder ser copartícipes de la toma de decisiones sobre cómo se gobernará la sociedad en la que viven.

Hoy, sobre todo en esta parte del mundo, hemos perdido toda esperanza en la democracia, pues se entiende hoy por democracia, exclusivamente al sistema político de democracia representativa, y este es sin lugar a dudas un sistema obsoleto.

Obsoleto porque no representa los intereses de sus supuestos representados y porque inevitablemente los elegidos una vez que asumen el poder, no tienen ninguna relación vinculante más con sus votantes.

Más bien, para poder acceder al poder con un aparato de propaganda electoral impagable para el ciudadano de a pie, es necesario que tengan o muchísimo dinero, y por lo tanto representan sus propios intereses económicos, o, tienen que conseguir que empresas y grandes grupos económicos financien su campaña y quedan empeñados políticamente obedeciendo a estos intereses. Muchísimas veces los montos para estas campañas son tan grandes y nuestros paises tan pobres, que solo es posible financiar tamañas campañas electorales con ayuda de dinero del narcotráfico, por lo que casi todos los grupos políticos tanto del gobierno de turno, como de la oposición están vinculados directa o indirectamente a esta lacra. Las figuras cambian, pero la estructura es básicamente esta hoy en día y hace ya décadas en el Perú y otros paises del tercer mundo.
Por ello la gente está desilusionada de lo que se le propone como “democracia”.

¿Cómo salvar la democracia?

Es necesario volver a rescatar el sentido primigenio del concepto de democracia y plantear formas para introducirla en la sociedad contemporánea.
Clístines (508-507 a.E) fue el primero que instaló en Atenas el principio de igualdad de derechos y de libertades ante la ley para todos los ciudadanos. Se elegía a los empleados públicos por sorteo entre todos los ciudadanos, pues se suponía que todos tenemos la misma capacidad de tomar decisiones y así se evitaban los contubernios a los que hoy estamos acostumbrados en la democracia representativa.

¿Cuáles son las caracerísticas esenciales de la democracia?
Un grupo amplio de académicos de Wikipedia en alemán, tras discusiones y decisiones tomadas de manera democrática, establecieron que

Un Estado se considera democrático si se cumplen los siguientes criterios:

1. Hay un demos (el pueblo) que toma decisiones políticas en procedimientos colectivos (elecciones o votaciones).
2. El pueblo es el portador soberano del poder estatal (soberanía del pueblo). El pueblo se da un sistema político a sí mismo (generalmente a través de una constitución).
3. Hay un territorio en el que las decisiones se aplican a nivel nacional y en el que este pueblo reside: el territorio nacional (no se aplica para turistas, etc.).
4. En el caso de los Estados nacionales, deben ser soberanos: Las elecciones democráticas son inútiles si una autoridad externa puede anular el resultado (como por ejemplo otro Estado o Alianza Militar que invada el país si no está conforme con el voto popular, y/o derroque el gobierno e imponga un gobierno títere y/o imponga represalias).
5. Existe un procedimiento de toma de decisiones para las normas políticas que funciona ya sea directamente (como referéndum) o indirectamente (mediante la elección de un parlamento representativo). Este procedimiento es legitimado por el pueblo en tanto que su resultado es "aceptado".
6. Como mínimo, el procedimiento debe ser adecuado para provocar un cambio de gobierno, siempre que haya suficiente apoyo (o sea no solo votar por apoyar lo existente).
7. Finalmente, una característica indispensable de una democracia es que el gobierno puede cambiar sin revolución a través de procedimientos recurrentes y vinculantes.
(Fuente: Wikipedia = Grupo de académicos que democráticamente configuran esta definición mínima)

Se suele asociar a la democracia los siguientes factores, aunque por definición la forma de gobierno de la democracia no necesariamente los incluya:
• Garantía de los derechos fundamentales de cada individuo frente al Estado, los grupos sociales (especialmente las comunidades religiosas) y otros individuos.
• Separación de poderes entre los órganos estatales de gobierno (ejecutivo), el parlamento (legislativo) y los tribunales (judicial).
• Libertad de opinión, de prensa y de radiodifusión.

Pero ¿cómo lograr un gobierno democrático? Hemos visto ya por décadas, en el caso de la democracia representativa que independientemente de qué partidos políticos lleguen al poder sus representantes suelen corromperse tarde o temprano, si es que no lo eran antes de ser elegidos. Y en el Perú y en muchos otros países raras veces los elegidos cumplen con lo que han prometido y más bien se ven enfrascados en temas de corrupción de toda índole. Y es que la democracia representativa, tal vez sea la peor forma de democracia de todas. Se justificaba en algún modo, en el pasado, porque no era viable preguntarle a todos los ciudadanos sobre todos los temas. El avance de la tecnología ha cambiado esta situación.

Al respecto de la democracia representativa el teórico del derecho Hans Kelsen en Extractos de Teoría general del derecho y del Estado (1945) nos dice “En la llamada democracia representativa, en que el principio democrático se encuentra reducido a la elección de los órganos creadores del derecho, el sistema electoral es decisivo para determinar el grado de realización de la idea de democracia. Que los hombres pertenezcan a una comunidad significa que estos hombres tienen algo en común que los une. Pero lo que tienen de común los hombres que pertenecen a la comunidad llamada Estado, no es otra cosa que el orden normativo (las leyes vigentes) que regula su conducta mutua. Sólo el interés eminentemente político (que existe precisamente en las democracias parlamentarias y en la Monarquía constitucional) en mantener la ficción de que el parlamento representa al pueblo, puede explicar que una teoría del estado que se estima llamada a defender estos intereses políticos, se lance de continuo a la vana empresa de explicar como relación jurídica la relación entre el pueblo y el parlamento, a pesar de que el derecho positivo no vincula jurídicamente la función parlamentaria a la voluntad popular.” Hans Kelsen Extractos de Teoría general del derecho y del Estado

En otras palabras, en la democracia representativa, los elegidos NO representan al pueblo, pues no hay ninguna norma o ley que los obligue a hacerlo, sino que más bien luego de ser elegidos cada parlamentario o gobernante, hace lo que buenamente se le ocurre.
Por todo esto, la gente ha dejado de creer que la democracia sea útil para algo, lo que se demuestra en una actitud apolítica y un desinterés por participar en las elecciones. Sin embargo, cabe recordar que las alternativas a la democracia son el autoritarismo, como las dictaduras internas y los gobiernos que amenazan a otros gobiernos con destruirlos si no obedecen a sus propuestas antojadizas. Por ello es deseable no perder de vista a democracia como un horizonte deseable.

Y si queremos salvar la democracia, del descrédito en que ha caído, es necesario dejar atrás falsos modelos de democracia como la democracia representativa. Ya no tiene sentido hoy en día delegar la voluntad popular. Más bien hay que optar por otros modelos de democracia como la democracia directa, pues los medios electrónicos ahora permiten que votemos por todas las acciones de los gobiernos locales y nacionales. Teóricamente podríamos levantarnos cada mañana con una lista de temas a votar a la hora del desayuno o en la noche antes de acostarnos, y continuar con nuestras vidas, habiendo participado de las decisiones de gobierno. Es cierto que la votación electrónica parece aun un medio frágil, y que podría realizarse fraude con este sistema. Pero el fraude nunca fue inevitable con las elecciones físicas para parlamentarios y gobernantes. No hay por qué suponer que el avance de la tecnología no provea de técnicas de control para que este fraude se dé de manera menos masiva que en las elecciones representativas. Que como dijimos, igual era indiferente al final del día, pues con fraude o sin fraude los elegidos hacen lo que buenamente deciden y no lo que sus representados desean que hagan.

Finalmente traigo al recuerdo a Platón que en el contexto del caos político y social que se vivía en Atenas (semejante al que se vive en el mundo contemporáneo) dijo:
“De todos los regímenes políticos que se rigen ordenadamente de acuerdo a leyes, la democracia es el peor, pero de todos los que no observan las leyes, por el contrario, es el mejor. Y si todos carecen de disciplina, es preferible vivir en democracia.” (Político, 303 b)

LA ENTRADA ES LIBRE Y EL CAFE ES GRATIS.



---------------
Fecha: Sábado 17 de agosto 2019
Hora: 19:30
Lugar: Jr. Ugarteche 181, Pueblo Libre